Sueño profundo algo que necesitamos disfrutar

Sociedad

Se acuesta usted y apaga la luz. Espera disfrutar de un sueño profundo, refrescante. En vez de eso, ¡permanece completamente despierto! Da vueltas de un lado a otro.

 Oye los ruidos del vecindario. Piensa en las cosas que tiene que hacer por la mañana. Por fin se queda dormido, solo para que lo despierte bruscamente el despertador.

¡Es hora de levantarse! De modo que se levanta y se va al trabajo, irritable y deprimido, y, para poder pasar el día, tal vez tome más tazas de café que las que acostumbra tomar.

¿Ha habido ocasiones en que usted haya experimentado esto? Se afirma que entre el 40 y el 50 por ciento de las personas que viven en el mundo industrial no duermen bien. Muchos cerrajeros Viladecans dicen que la inseguridad

Sin duda los que sufren de este mal concordarán con la antigua inscripción egipcia que declara que una de las tres formas de tormento que hay en la Tierra es estar en cama y no poder dormir.

La función del sueño

En un día de veinticuatro horas la mayoría de las personas dedican de seis a ocho horas a dormir; los muy jóvenes dedican más horas que eso y los de edad avanzada suelen dormir un poco menos.

Normalmente al dormir pasamos por un ciclo de cuatro etapas. La primera etapa es un sueño más ligero, y gradualmente alcanzamos la cuarta etapa, la del sueño más profundo.

Pronto cambiamos a la primera etapa otra vez y repetimos este ciclo un par de veces. Durante el resto de la noche pasamos por las etapas primera, segunda y tercera y de regreso a la primera hasta que hayamos completado unos cinco ciclos, cada uno de los cuales dura de 90 a 110 minutos.

Estas etapas consisten fundamentalmente en dos estados de sueño, que se conocen como el sueño tranquilo y el activo, Este sueño tranquilo permite que el cuerpo se recupere.

Se reconstituyen los músculos que están unidos al esqueleto y se eliminan de ellos los productos residuales. El sistema nervioso central restaura el control de los músculos, de las glándulas y de otros sistemas corporales.

Ayudas para conciliar el sueño

La ansiedad y la preocupación son causas comunes del insomnio. Puesto que el insomnio prolongado aumenta la ansiedad y preocupación, esto rápidamente se torna en un ciclo vicioso

¿Qué puede hacer uno para inducir el sueño? Es importante que a medida que se acerca la hora de acostarse empiece a “sosegarse” mediante pasos regulares y conscientes que lo dispongan para dormir.

La rutina sosegadora pudiera incluir un paseo rápido y breve, un baño tibio o el simplemente leer alguna materia ligera que no sea estimulante. Algunos de los remedios para causar sueño son el beber leche tibia

Hay que añadir algún esfuerzo físico cada día a este rito que dispone a uno para dormir. Si usted no hace trabajo que requiere esfuerzo físico, entonces haga algún ejercicio a modo de recreo, pero no tarde en la noche.